Modelo 311

  • modelo 303

    Modelo 303

  • modelo 310

    Modelo 310

  • modelo 311

    Modelo 311

  • modelo 371

    Modelo 371

  • modelo 390

    Modelo 390


  • "Modelo 311"

    Explicación del Modelo 311


    Actualización: 13/05/2014 El modelo 311 es el modelo de IVA que se presenta en el cuarto trimestre del año por parte de los empresarios que tributan en el Régimen Simplificado de IVA, comúnmente conocido como módulos). El objetivo de este modelo es resumir la actividad de IVA del ejercicio y realizar una regularización de los importes a pagar.


    Para empezar a rellenar este modelo, partiríamos de los cálculos realizados según los distintos módulos aplicables a la actividad económica del empresario, tal y como puede observarse en otro de los artículos de esta web. Es decir, partimos de la cuota anual por operaciones corrientes.

    El modelo 311 es el modelo de IVA que se presenta en el cuarto trimestre del año por parte de los empresarios que tributan en el Régimen Simplificado de IVA, comúnmente conocido como módulos). El objetivo de este modelo es resumir la actividad de IVA del ejercicio y realizar una regularización de los importes a pagar.



    Para empezar a rellenar este modelo, partiríamos de los cálculos realizados según los distintos módulos aplicables a la actividad económica del empresario, tal y como puede observarse en otro de los artículos de esta web. Es decir, partimos de la cuota anual por operaciones corrientes.

    A partir de esa magnitud calcularemos la “Cuota derivada del Régimen Simplificado”, a la que podemos llegar por dos vías distintas. El primer método funcionaría restando a la cuota anual por operaciones corrientes el total de IVA soportado (excepto el IVA correspondiente a adquisiciones e importaciones de activos fijas) y un importe en concepto de gastos de difícil justificación (que corresponde al 1% de la cuota por operaciones corrientes). El segundo método consistiría en la aplicación de un porcentaje prefijado, que puede variar en función de la actividad económica del empresario, a la cuota de operaciones corrientes. Esta sería la cuota mínima a pagar.

    De entre los dos resultados obtenidos siguiendo ambos métodos habría que escoger el resultado que fuera mayor, y ésta sería la cuota derivada del Régimen Simplificado. Si se realizaran varias actividades en este Régimen habría que repetir el proceso con cada una de ellas.

    Para verlo más claro pongamos un ejemplo.

    Un persona dedicada al transporte de mercancías por carretera calcula que la cuota anual por operaciones corrientes que le corresponde en función del personal empleado y de la carga máxima de su vehículo es de 4000€. Durante el ejercicio completo ha tenido gastos que le han supuesto pagar IVA por un importe total de 3500€. La cuota mínima para esta actividad es, según las tablas oficiales, del 10%.

    Los cálculos que habría que hacer serían los siguientes:

    Método 1: 4000€-3500€-40€ (1% de 4000€) = 460€
    Método 2: 10% de 4000€ = 400€

    De los resultados obtenidos tendríamos que escoger 460€, ya que es el mayor de los dos. Ya tendríamos, por tanto la cuota derivada del Régimen Simplificado para este empresario.



    A continuación se adjunta una copia del modelo 311 para que puedan verse los diferentes apartados que contiene.

     

    modelo 311

     

    Hasta el momento, si consideramos que el empresario no realiza ningún tipo de actividades agrícolas, ganaderas o forestales, ya habríamos visto como llegar a calcular el importe de la casilla 01 (Suma de cuotas derivadas del régimen simplificado).

    A partir de ese importe sería necesario descontar los importes que se han ido pagando durante el año a través de los distintos modelos 310 presentados, que se indicarán en la casilla 02, obteniendo el “Resultado” (casilla 03).

    En el caso en que el empresario haya devengado IVA como consecuencia de adquisiciones intracomunitarias de bienes, entregas de activos fijos o por inversión del sujeto pasivo tendría que declararlo en las correspondientes casillas 04, 05 y 06, obteniendo de ese modo el “Total cuota resultante” (casilla 07).

    Posteriormente habría que detallar el importe de IVA soportado por la compra o importación de activos fijos (casilla 08) e indicar el resultado de una posible regularización de las deducciones por bienes de inversión de periodos anteriores (casilla 09), con lo que podríamos calcular el “Total IVA deducible” (casilla 10)

    Por último habría que calcular la diferencia entre el “Total cuota resultante” y el “Total IVA deducible”, y reducir la cantidad obtenida en las cuotas a compensar de periodos anteriores, obteniendo finalmente el “RESULTADO” (casilla 13). Si esta liquidación fuera complementaria a una declaración presentada con anterioridad referente al mismo modelo habría que indicar el resultado de la declaración original y marcar la casilla correspondiente en el modelo, así como incluir el número de justificante de la presentación anterior.

    Una vez realizados todos estos cálculos tendríamos el “Resultado de la declaración”, que puede ser positivo o negativo. Si fuera positivo tendríamos que escoger la forma de pago del mismo. En el caso en que fuera negativo se podría solicitar la devolución del importe o la compensación de dicho importe en futuros periodos.

    Como siempre decimos, este artículo intenta aportar algo de información sobre el funcionamiento de este modelo y no es nuestra intención que sustituya en ningún caso el asesoramiento que pueda necesitar recibir por parte de profesionales de la fiscalidad.