Sanciones y Recargos

  • modelo 303

    Modelo 303

  • modelo 310

    Modelo 310

  • modelo 311

    Modelo 311

  • modelo 371

    Modelo 371

  • modelo 390

    Modelo 390


  • "Sanciones y Recargos"

    Explicación de las Sanciones y Recargos


    Actualización: 13/05/2014 No hay ningún tipo de duda de que a todos los empresarios y contribuyentes en general  les da miedo, por no decir pavor recibir una carta o notificación proveniente de Hacienda. Eso se debe principalmente a que sabemos con toda seguridad que buenas noticias no van a ser.


    Como máximo es algún tipo de notificación informativa sin mayor trascendencia, pero en muchos otros casos se trata de avisos de modelos no presentados o presentados fuera de plazo, declaraciones paralelas, requerimientos para aclarar aspectos que no cuadran, notificaciones de sanciones, etc. Es lógico, por tanto, que no demos saltos de alegría cuando recibimos alguna de ellas.

    En muchas ocasiones estas instancias sirven para comunicar acciones sancionadoras de la AEAT por actuaciones irregulares del contribuyente. Veamos cuales suelen ser estas acciones.



    Recargos

    Los recargos se aplican por el hecho de no haber ingresado dentro del plazo previsto por la Ley el importe resultante de las declaraciones presentadas. Se estaría produciendo un perjuicio económico para Hacienda, razón por la que se aplica un recargo (fijado como un porcentaje sobre el importe a pagar de la declaración) que estará en función del tiempo que haya transcurrido desde la finalización del plazo voluntario para el pago.

    Adjuntamos a continuación un detalle sobre los porcentajes de recargo que se aplicarán según la antigüedad de la deuda.

    0-3 meses                    5%
    3-6 meses                    10%
    6-12 meses                  15%
    Más 12 meses             20% + Intereses de demora



    Sanciones

    Otro tipo de penalización monetaria prevista por la Ley es la aplicación de sanciones por diversas actuaciones por parte del contribuyente que pueden ser objeto de infracción, desde una presentación fuera de plazo hasta un fraude por generación de facturas falsas.

    La acción más leve y común suele ser la presentación fuera de plazo de alguna declaración tributaria, aunque si se presentara fuera de plazo, pero antes de que sea requerido por la AEAT, la sanción se reduciría a la mitad. Además, no existiría infracción.

    Para el resto de actuaciones irregulares la Ley prevé la categorización de las mismas como Infracciones leves, graves o muy graves, cada una de ellas con sanciones mayores.

    Como norma general las sanciones se suelen plasmar en multas económicas de entre el 50% y el 150% de la cantidad objeto de infracción. En estos casos será el inspector el que valore y estime la gravedad de la situación en función del importe y de la voluntariedad o intención de la actuación del contribuyente.

    Evidentemente, no tiene sentido aplicar la misma sanción a un error en la interpretación de una norma que haya implicado ingresar en Hacienda, por ejemplo, 500€ menos de lo debido que a una trama de generación y venta de facturas falsas que hayan defraudado millones de euros,

    En cualquier caso, es importante tener en cuenta que el importe de las sanciones puede incrementarse en función de la reincidencia del contribuyente en el mismo tipo de actuaciones.